El aire de Madrid mata


Recientemente se están sucediendo en la prensa noticias acerca de la contaminación del aire de Madrid y la relación que existe entre las partículas finas y demás gases que generan los escapes de los motores de los vehículos y una enorme cantidad de afectados y muertes.

A mi no me pilla por sorpresa este tipo de noticias. Ya en los años 80 recuerdo que en Francia se realizaron estudios sobre la contaminación y los graves problemas de salud que ésta ocasionaba en algunas ciudades. Francia, por aquellos tiempos, era el primer fabricante y vendedor de automóviles a gasoil, y ya se comenzó a hablar del índice de contaminación de ese tipo de motores y los daños sobre la salud que causaban.

Pero parece ser que los responsables españoles no han tenido en cuenta todos estos estudios que cada vez son más habituales en medios de todo el mundo. El caso de Madrid resulta aún más grave ya que los responsables del ayuntamiento no sólo obstaculizan, oscurecen y niegan cualquier noticia sobre el tema (lo de la señora Botella, responsable del área de medioambiente de la capital rebasa todos los límites admisibles), sino que hasta falsean los datos de contaminación e intentan engañar a los responsables europeos. La capital de España sobrepasa con creces los niveles mínimos permitidos por Bruselas. La ciudad está diseñada para un modo de vida hiperdependiente del automóvil, justo lo contrario de lo aconsejable. En numerosas ciudades de todo el mundo se llevan a cabo planes para penalizar el acceso a los centros urbanos en automóvil y favorecer el transporte blando en todos sus modos.

Quien viva en Madrid, y en estos momentos casi da igual la zona en la que viva, sabrá de lo que estoy hablando. Basta con ver las cortinas blancas enegrecer a los pocos días, basta con ver cómo el agua del cubo de fregar parece petróleo apenas se friega una habitación. Es algo malsano que se ha ido agravando con el paso del tiempo. No me puedo explicar cómo hemos sido capaces de llegar a la situación que hemos llegado. Se ha urbanizado la sierra, obligando así a desplazarse a diario a miles y miles de personas que trabajan en la otra punta de Madrid. Los precios desorbitados de cualquier vivienda en la capital, provocaron que muchos ciudadanos se fueran a vivir hasta Gualajara o Toledo, con lo que las carreteras, en las diferentes horas puntas, están atestadas de vehículos contaminando estúpidamente el aire de muchos barrios construídos a pocos metros de las innumerables vías de acceso a la ciudad.

La ordenación urbana de Madrid es catastrófica y responsable directa de los efectos que causa la contaminación sobre los ciudadanos. La ciudad está agujereada por túneles y aparcamientos, hecho que propicia que se pueda llegar hasta el mismo centro en vehículo privado. Un error gravísimo que habría que comenzar a solucionar urgentemente. Aunque el transporte público, sobre todo el metro, funciona bastante bien y el precio tan poco es tan alto (aún así debería bajar un 50%) , Madrid se ha convertido en una ciudad mastodonte muy lejos de aquel gigante pueblo manchego cuyos habitantes eran de los más simpáticos de Europa. Ahora Madrid no es más simpático ni agradable que Londres ni París, no se puede apenas pasear sin sentir que tus pulmones se están intoxicando, sin sentirte amenazado por las ordas de vehículos que invaden la mayoría de sus calles. Se ha llegado a una situación alarmante y sólo vale buscar soluciones rápidas e inteligentes. El ciudadano debe actuar reclamando más espacios, más aire limpio, más areas para que los niños puedan jugar y los ancianos puedan descansar,más árboles, más zonas verdes. Es necesario que la ciudad se reinvente, que los barrios del centro se hagan habitables, limpios, agradables para el turista y el vecino.
Las empresas de las afueras deberían implantar sistemas de compartir auto entre sus empleados y crear incentivos para quienes los utilicen. Hay que premiar a quienes menos contaminan, tanto si son particulares como empresas. Las autoridades deben dar ejemplo y reducir su flota de vehículos (ver el ejemplo de muchos políticos belgas que van al parlamento en bicicleta), reducir el impacto de sus edificos etc.
Hay soluciones, pero requieren un compromiso por parte de todos los que intervienen en la contaminación del aire. La recompensa son vidas salvadas, así de trágico es el asunto.

3 pensamientos en “El aire de Madrid mata

  1. yo uso poco el coche y no tira humos como otros ,tengo calefaccion a gas natural y geotérmica, no tengo la culpa de esta mierda ¿y tú?

  2. tenemos que ir a la calle bustamante nº16 de madrid donde el ayuntamiento lleva el tema de la calidad del aire y demas de medio ambiente , es vergonzoso , por cierto mi coche es de gasolina y bajo en emisiones. nos esta envenenando el gasoleo calefaccion y de automocion , no solo el tabaco.

  3. Por favor, deja de pasear en ese coche. Nos estas intoxicando. Estas atropellandonos, e involucrándonos en tus accidentes mortales.
    Estas invadiendo el espacio que necesitamos para vivir mejor en nuestra ciudad.
    Estas convirtiendo nuestras calles en un estercolero de coches.
    YA esta bien. Es muy incivilizado comportarse asi.
    Que pretendes que te saquen por la fuerza de tu coche, y te quememos vivo para compensar como quemas nuestros pulmones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s