Eclipse de luna


Hoy es un nuevo día. Anoche, la Tierra se interponía entre el Sol y la Luna para dejar a esta a oscuras mientras el cielo, enfurecido, se teñía de un rojo sangre. Y a mí, en mi cama, la Luna me llenaba la cabeza de sueños extraños y me despertaba y me desorientaba y me volvía a dejar caer en el sueño sólo para despertarme de nuevo poco después. “Es porque estamos rodeados de mar”, me dicen, y yo pienso que es cierto, que, a veces, el viento me hace sentir como en la cubierta de un barco a la deriva. Y pienso en las mareas, en cómo la Luna, en su eterno recorrido a nuestro alrededor, arrastra consigo las ingentes cantidades de agua salada; y en qué poquita cosa somos, qué vulnerables ante la grandeza del universo.

Imagen cortesía de The Sociable

Imagen cortesía de The Sociable

Esta mañana, una noticia sobre la tiranía de los cuerpos de seguridad en Barcelona recorría las redes sociales: un vídeo grabado gracias a las tecnologías aplicadas a los pequeños dispositivos de uso cotidiano (quién me iba a decir a mí, que tanto había maldecido las cámaras de los móviles) y difundido de forma viral en la red mostraba cómo, durante una manifestación pacífica convocada por las organizaciones acampadabn y Aturem el Parlament ante el Parlamento de Cataluña, un grupo de “violentos” intenta reventar la congregación. A pesar del rechazo y los pitidos que los violentos recibían del resto de manifestantes, la policía no dudó cargar contra la masa. Lamentablemente, el vídeo no muestra la totalidad del ataque, ni cómo después se calma, pero quiero creer que es debido a la falta de violencia por parte de los manifestantes. En cualquier caso, lo interesante viene a continuación: la multitud identifica a los culpables del revuelo, algunos de los cuales, sorpresa, llevan un pinganillo en la oreja y se cubren la cara con gorras y bragas. Alguien les señala, las cámaras se vuelven hacia ellos que, al principio dispersos, no tardan en delatarse y buscar protección unos junto a otros. Y mientras la multitud les acorrala al grito de “secreta, idiota, ¿te crees que no se nota?”, las cámaras no quieren perderse la identidad de los traidores y enfocan los rostros de los “violentos”. Algunos de ellos, a la espera de que lleguen sus compañeros armados para escoltarlos fuera del bullicio, se cubren el rostro y sacan músculo en actitud defensiva, como un gato que se eriza ante los ladridos de un perro. Otros, seguramente sabedores de que la multitud es pacífica y dialogante y no va a permitirse la violencia, permanecen tranquilos y su expresión sólo denota vergüenza. Y no es para menos. Es en estos momentos de alta tensión en los que a uno le toca arrepentirse de sus debilidades y preguntarse por qué carajo se dejó enredar en semejante embolado.

El vídeo que hoy recorría la red hace que nos planteemos numerosas preguntas, entre ellas ¿qué hacía la policía vestida de paisano intentando reventar una manifestación pacífica de forma tan descarada? ¿Es esto lo que estamos pagando con nuestros impuestos? Y, sobre todo, ¿cuántas veces lo habrán hecho ya sin que lo supiéramos? En cualquier caso, opino que los acontecimientos que están teniendo lugar en España son muy  reveladores: al igual que anoche el cielo rojizo era un claro signo de algo extraordinario, los repetidos actos de violencia policial contra los manifestantes pacíficos son un indicativo inequívoco de que algo grande está ocurriendo. Los medios de comunicación y las artimañas de la policía están intentando oscurecer los eventos, como hacía anoche la Tierra al interponerse entre el Sol y la Luna para evitar que esta se viera. Pero ese cielo rojo era el delator de lo que estaba ocurriendo. Y ya no nos podemos dejar engañar: la revolución sigue viva y sabe muy bien lo que quiere. Despertemos, hoy es un nuevo día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s