La crisis no se esquiva emigrando


Si, es verdad que estamos viviendo una época difícil, una época no más difícil que otras pasadas, pero que se está poniendo más fea debido a los intereses económicos de quienes tienen en sus manos aliviarla y no quieren. Viendo una foto de Valencia en la que se muestra una cola de gente esperando entrar en una academia para aprender alemán supuestamente para emigrar, me llevo las manos a la cabeza. En la era de la información es incomprensible que la gente, la mayoría de ellos jóvenes, se deje llevar por bulos e inicie el camino por el lado más duro. A parte de de otros asuntos y detalles que darían para mucho más que un post, diré que aprender los rudimentos de la lengua alemana en una academia por buena que sea, lleva mucho mucho tiempo. Y aunque se aprendan, luego, si estos futuros emigrantes llegan a Alemania, en cinco minutos se darán cuenta de que no saben nada. La mayoría de ellos volverá desengañado y arrepentido de haberse gastado un dinero prácticamente para nada.

Porque ¿qué tipo de trabajo van a encontrar? Si no eres un especialista en algún sector en el que ellos necesiten mano de obra, estás destinado a lavar platos en restaurantes por poco más que lo que te cuesta una habitación compartida con otros emigrantes. Si eres especialista y consigues un contrato antes de viajar, será porque tienes un alto nivel de inglés (o de alemán claro). Por lo tanto, quienes pretendan aprender el suficiente alemán en una academia y así defenderse en el país germano, lo tienen difícil. La pena es que esta gente podría buscar soluciones en su tierra, luchar por conseguir abrirse camino en su casa, si quieren aprender idiomas me parece genial, pero nunca con la idea equivocada de emigrar y ganarse la vida que no pueden ganarse donde nacieron.

En Valencia, por ejemplo, hay mucha tierra fértil que en muchos campos se ve abandonada. Se podrían crear cooperativas para cultivar todo tipo de verduras y demás productos cuyo precio no para ni parará de subir en el mercado. Una vez cubierta la demanda local, estos productos se pueden vender por ejemplo en Alemania, donde se cultiva de forma mucho más complicada debido al clima y la producción es menor. En fin, da pena y rabia ver cómo la gente se confunde y se deja confundir. La crisis no se esquiva limpiando platos en Stuttgart ni en Colonia. En todo caso se vuelve con un dinero que no te soluciona nada además de un dolor de espalda y la sensación de humillación que siempre provoca la emigración. Antes de complicarse la vida sería necesario reflexionar e informarse bien sobre la forma de vida actual en Alemania y otros países y las opciones que se tienen en su propia casa. Claro que los propietarios de las academias de alemán pensarán de otra forma, como piensan de otra forma los bancos de toda Europa y muchos empresarios alemanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s