Pellejos


Vuelve el frío y de nuevo salen a la calle los pellejos. En una sola mañana cuento decenas de ellos, paseados por la ciudad con la complacencia de sus portadores. Parece ser que aún queda una parte de la sociedad que cree firmemente en la supuesta distinción que aporta el hecho de llevar un pellejo adornando sus cuerpos. Y no me refiero solamente a los carcas abrigos. Muchas prendas dirigidas a públicos más jóvenes cuentan con un trozo de piel animal como elemento decorativo adornando cuellos y puños. Paseando por la ciudad en un día relativamente frío resulta palpable cómo la industria de la moda utiliza las pieles como simples accesorios, de la indiferencia con la que los jóvenes salen a la calle vestidos con chaquetas cuyas capuchas han sido ribeteadas mediante pieles auténticas. Auténticas en el sentido de arrancadas de forma violenta a los animales. Y todo ello sólo para saciar la avaricia de unos cuantos y la vanidad de muchos.

pellejos Me cuesta creer que el enorme aumento de las ventas de este sector [por poner sólo un ejemplo: la empresa Canada Goose, que utiliza piel de coyote (léase perro salvaje) y plumas de ganso (que se arrancan al animal en vida, de forma que después le vuelvan a crecer y poder repetir el proceso) en la producción de sus prendas, ha incrementado su volumen de ventas en un 3.500% en los últimos años] se deba a la ignorancia más que al desprecio por todo tipo de vida y a la pura vanidad. Tras multitud de campañas de todo tipo llevadas a cabo tanto por activistas a pie de calle como por los personajes públicos de moda, resulta de poca credibilidad el argumento por parte de los compradores de estos artículos que afirman que “no sabían que la piel era auténtica”.

Es cierto que los precios de la piel ya no son lo que eran. Ahora, los fabricantes han industrializado y deslocalizado su producción de tal manera que han logrado abaratar sus costes y situar sus productos al alcance de todos los bolsillos. En lo que respecta a los animales que utilizan, no creo que haga falta recordar que esta industrialización implica un aumento brutal de su sufrimiento. Para los fabricantes, los animales nos son más que meros objetos proveedores de materia prima. Recordemos que, cada año, la industria peletera mata a millones de animales de diversas especies con el único propósito de utilizar y comercializar sus pieles.

Los anuncios con fotografías de famosísimas mujeres desnudas y eslóganes inolvidables como “prefiero ir desnuda que llevar piel” o “siéntete a gusto en tu propia piel y deja que los animales conserven la suya” no parecen haber calado en la sociedad, cuando también la industria de la moda está ejerciendo una importante influencia sobre los consumidores, que no necesariamente reflexionan sobre el origen de los productos antes de adquirirlos.

Así que no sabemos nada, pero tampoco preguntamos nada ni nos interesamos por nada. Los consumidores parecemos robots diseñados para seguir las extravagancias de los diseñadores e intentar imitar a las estrellas de moda. Al igual que en cualquier sector económico, el consumidor tiene en este asunto una responsabilidad que comparte con el fabricante: si bien a este deberían aplicársele unas estrictas normativas y cánones de conducta, el consumidor también debería responsabilizarse y dejar de colaborar con unas prácticas abusivas y de una ética muy cuestionable.
Pellejos
En fin, para que conste, solamente diré que es muy sencillo diferenciar entre una piel auténtica y una artificial: la auténtica tiene el tacto del pelo de un animal (léase perro o gato que, por cierto, también se utilizan en la industria). La artificial no. La señora de la foto, obviamente, antes de comprar su lustroso abrigo pasó por alto hacer la comparación.

Guía Animanaturalis para diferenciar la piel auténtica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s