Políticos, elecciones, futuro


Llegan las elecciones al Parlamento Europeo. En España hemos aprendido mucho de política en los tres últimos años. El Movimiento 15M nos ha enseñado a liberarnos de muchas “ideas” que nos habían inoculado durante muchos años. Ahora la gente sabe que si bien el poder es cada vez más poderoso y sus colmillos nos amenazan a diario, podemos hacer mucho más de lo que hemos hecho hasta ahora. El discurso oficial, que prácticamente es el mismo en los dos partidos grandes, suena a algo caduco e infumable. Es evidente que han vivido de las subvenciones, que se vive muy bien dentro de un sistema que da muy bien de comer y donde no se pasa frío. ¿El ciudadano? Unas migajas en forma de promesas antes de las elecciones y asunto concluido.

Llegan las elecciones europeas

Hemos llegado a una situación social en la que existen muchos puntos calientes, muchas injusticias en muchos sectores. Un país que abandona a enfermos, a ancianos, a escolares sin medios económicos y que por norma va derivando sus responsabilidades al sector privado, no es un buen sitio para vivir. La sociedad debe tomar parte en la vida política de forma urgente. Y lo está haciendo, en muchos y variados sectores, menos mal. Pero no basta, hay que aumentar el índice de conciencia de cada uno de los ciudadanos que pagan sus impuestos, de cada uno de los ciudadanos que se sienten marginados por el sistema, de cada uno de los ciudadanos que sienten vergüenza ante lo que están viviendo.

Llegan las elecciones y por fin aparecen partidos pequeños que engrandecen el panorama. Ya se puede ir a votar con algo más de ilusión. El horizonte se ha aclarado y no podemos dejar pasar esta oportunidad para demostrar que la lucha continúa, que no habrá ganadores mientras existan injusticias tan grandes.

Es obvio que la política está mal diseñada, que “competir” con el sistema usando las mismas reglas del juego (su juego) y pretender destronarlos resulta algo infantil. Pero no se trata más que de demostrar, de demostrarnos a nosotros mismos que estamos aquí, que existimos y vamos a dar guerra defendiendo unos derechos que no pueden ser vulnerados tan fácilmente. Luego habrá que seguir luchando a través de unos hábitos de vida diferentes, unos hábitos de consumo diferentes, creando una cultura auténtica paralela a la oficial. La lucha es eterna.

Llegan las elecciones y nadie o casi nadie habla del cambio climático. Claro, este terrible fenómeno, fruto de una política completamente equivocada, es tema non grato en el mundillo de la política oficial, del sistema. El cambio climático simplemente deja en fuera de juego a la totalidad de políticos que han venido viviendo del sistema, los anula. Por lo tanto hay que hablar de ello, desenmascarar sus raíces, sus causas y sus consecuencias. Pensar en qué futuro queremos pasa por luchar contra los efectos del cambio climático, por adoptar una forma de vida que respete ante todo al hombre y a la naturaleza. No se puede pretender dominar algo a lo que pertenecemos todos, no se puede pretender someter a la tierra.

Lo más reciente al respecto ha sido el “National Climate Assessment”, un informe estadounidense elaborado por más de 300 científicos y que advierte ya casi por última vez de la necesidad urgente de reaccionar, de comenzar a fomentar las energías renovables, otras formas de vida más sostenibles y un largo etcétera de cambios que habría que comenzar a debatir en Europa y que no se está haciendo. Al menos en España, donde cada vez que algún político habla del tema mete miedo.

El asunto es mucho más grave de lo que la gente de a pie percibe. Es lógico que así sea, no existe información, no se debate nada en los medios oficiales, el personal anda más bien confundido cuando se toca el tema. Si esta crisis económica ya está generando cambios en el modo de vida de muchas personas, estos cambios no son nada comparados a los que tendremos que adoptar, ya de forma obligatoria, de no actuar globalmente ya. El cambio climático no entiende de fronteras, el problema es global y se soluciona actuando al unísono de forma local. No podemos seguir viviendo dominados por un sistema capitalista que propicia que no consumamos nada de lo que producimos y no produzcamos nada de lo que consumimos.

Muchos cambios están ya en marcha en muchos sectores. Ahora queda la tarea de ir aumentando el número de personas conscientes y dar poder a la gente cuya experiencia será imprescindible (los responsables políticos tienen que tener experiencia en el terreno, sobran tecnócratas y oportunistas). Hay talento, hay razones. Hay un futuro que debemos construir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s